Tips para alimentar sanamente a los niños

Tips para alimentar sanamente a los niños

 




La presión de los amiguitos y los comerciales de comida chatarra, pueden representar un obstáculo para hacer que los niños coman bien. Además de eso, el factor de tus horarios y carga de trabajo ayudan a que la dieta de los niños gire alrededor de la conveniencia y la comida para llevar.

Cambiar a una dieta más sana puede tener un fuerte impacto en los efectos de salud de un niño, ayudándolo a estabilizar su energía, y hasta tener una mente más enfocada y buen humor. Lograrlo puede ser más fácil de lo que te imaginas.



Motiva hábitos de alimentación saludables.

Sin importar si son bebés o adolescentes, los niños tienden a desarrollar una preferencia natural por la comida que más disfrutan. Para motivar hábitos más saludables, el reto está en hacer que las opciones nutrientes sean más atractivas.


Enfocate en la dieta completa más que en alimentos específicos.
Los niños deberían enfocarse en comer mas alimentos naturales y menos procesados. Los alimentos sin empaque son un buena forma de reconocerlos.

Sé un modelo a seguir.
La niñez es un proceso humano en el que el impulso es imitar lo que ven, así que no le pidas a tus hijos que coman sus vegetales si tu estás comiendo una bolsa de papas fritas.

Disfraza el sabor de los alimentos más sanos.
Agrega vegetales a los guisados con carne por ejemplo, o mezcla puré de zanahorias con pure de papas, agrega un dip dulce a las rebanadas de manzana.


Cocina más en casa.
La comida en restaurantes y para llevar, normalmente llevan más azucares y grasa, así que cocinar en casa puede tener un gran impacto en la salud de tus niños. Si puedes hacerlo por lotes, cocinar algunas veces puede ser suficiente para alimentar a tu familia toda la semana.


Involucra a los niños.
Al comprar la alacena y al preparar los alimentos. Es un gran momento para enseñarles acerca de los diferentes tipos de alimentos y como leer las etiquetas de los productos.


Haz que tengan botanas saludables a la mano.
Siempre ten frutas, vegetales y bedidas (agua, leche, jugos naturales) disponibles para que los niños eviten botanas chatarra como refrescos, papas fritas y galletas.


Limita el tamaño de las porciones.
No insistas en que tu hijo se termine el plato y nunca uses la comida como una recompensa o un medio para un fin.

Hoy y desde 1982, en Alacena de Mónica ofrecemos productos orgánicos y de máxima calidad, lo cuál hará más fácil que los niños tengan una alimentación más sana y completa.

Además los enviamos directamente hasta la puerta de tu hogar, por lo que te será más conveniente y te permitirá pasar más tiempo haciendo las cosas que te gustan.






También en Alacena de Mónica